Se encuentra usted aquí

Blanco señala que, en materia de seguridad, la cultura corporativa digital define la brecha entre las PYMES que demandan soluciones 'ya listas para usar'

El Presidente de la Fundación Empresa Seguridad y Sociedad (ESYS), Carlos López Blanco, ha intervenido en una mesa redonda organizada por la Cámara de Comercio de España y el diario El Confidencial, el pasado 26 de junio, en el que se han analizado las necesidades de las empresas españolas en materia de ciberseguridad en el contexto de las ayudas del Kit Digital.


La nueva convocatoria para acceder al Kit Digital, prevista para mediados de julio y que ahora beneficia a las pymes de entre tres y nueve empleados, se suma a la campaña puesta en marcha en marzo para digitalizar las pequeñas y medianas empresas de entre 10 y 49 trabajadores. La tercera y última convocatoria, que se lanzará en octubre, beneficiará a los autónomos y empresas de hasta dos trabajadores, las cuales se podrán acoger a este programa de ayudas públicas.

El Kit Digital está dotado con un presupuesto conjunto de 3.067 millones de euros, financiado a través de los fondos Next Generation EU, y tiene el objetivo de aportar soluciones adaptadas a las necesidades digitales de las empresas en hasta diez categorías: desde el desarrollo de una página web o un `marketplace´ hasta la emisión de facturas electrónicas y la creación de entornos seguros y programas adaptados en ciberseguridad.

De los 50.000 euros en ayudas del Kit Digital que el Gobierno espera aprobar en este programa de la Agenda España Digital 2025, se han autorizado unos 15.000 bonos -aunque en las próximas dos semanas se prevé que llegue a los 20.000-, de los cuales ya se han cerrado acuerdos definitivos entre las pymes y su agente digitalizador en 5.000 casos, según datos de la Cámara de Comercio de España. En las empresas de hasta 49 empleados, el Kit Digital financia tramos de hasta 12.000 euros, mientras que las pymes más pequeñas de entre tres y nueve empleados podrán acceder hasta 6.000 euros de subvención. Por su parte, los autónomos y empresas con dos empleados podrán beneficiarse de hasta 2.000 euros en ayudas.

Para analizar el alcance de esta medida en el tejido empresarial español, El Confidencial y la Cámara de Comercio de España, en colaboración con el `Fondo Europeo de Desarrollo Regional, una manera de hacer Europa´, organizaron la conferencia 'La ciberseguridad en las pymes, un objetivo prioritario'. En el evento participaron Carlos López Blanco, presidente de la Comisión de Economía Digital de la Cámara de Comercio Internacional y de la Comisión de Digitalización de la Cámara de España; Julián López-Arenas, director de Competitividad de la Cámara de España; Carlos Manchado, Cybersecurity Lead de Microsoft España; Luis Álvarez Satorre, CEO de SIA, Grupo Indra; y Jesús David Llanos, gerente de Ventadecolchones.com.

Según datos del Instituto Nacional de Ciberseguridad (INCIBE), que depende del ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital, su Centro de Respuesta a Incidentes de Seguridad detectó 109.126 incidentes de ciberseguridad en 2021, que afectaron tanto a ciudadanos y empresas, como a operadores estratégicos y Administraciones públicas.

 

"En 2021, el número de 'ransomware' -ataques informáticos con extorsión económica- aumentó en un 300% a nivel mundial" (Manchado)

 

Para el responsable de Cybersecurity Lead de Microsoft España, la pandemia y la eclosión del trabajo en remoto supuso un desafío para la ciberseguridad de la mayoría de empresas, puesto que pasaron "de trabajar dentro de un castillo, con todos sus activos y equipos de trabajo controlados", a tener la mayoría de dispositivos electrónicos en entornos que podían ser atacados con más facilidad. "En 2021, el número de 'ransomware' (un ataque informático acompañado de una extorsión económica) aumentó en un 300% a nivel mundial. El 50% de estos virus afectó a pymes, que desembolsaron de media alrededor de 107.000 dólares para recuperar el control informático de la empresa", explicó Carlos Manchado sobre la sofisticada industria de ciberataques, la cual opera con estructuras más o menos profesionalizadas y especializadas, convertidas en un lucrativo negocio.

Desde el punto de vista de los ataques, el CEO de SIA, la compañía especializada en ciberseguridad del Grupo Indra, distinguió dos clases: por un lado, "los ataques dirigidos a una organización específica por un interés determinado en sus datos, por ejemplo, empresas financieras o farmacéuticas". Y, por otro lado, "ciberataques indiscriminados, de fuerza bruta, con múltiples intentos" para intentar desestabilizar algún sistema.

 

Puede que la mayoría de las pymes, por su tamaño y las dimensiones de su negocio, no se encuentren entre los principales objetivos de los ciberdelincuentes, pero "es tremendamente importante que entiendan -como proveedores- que forman parte de una cadena de suministros, y que la interrupción de su actividad puede afectar a las empresas más grandes", explicó Álvarez Satorre. En este aspecto, el CEO de SIA propuso un sistema de retroalimentación en el que las empresas tractoras cuiden de que "se implemente la ciberseguridad en las más pequeñas y, viceversa, que las pymes expongan a las compañías grandes sus preocupaciones en este campo, empezando por las situaciones más básicas".

 

Como pyme que comercializa todos sus productos a través de su plataforma 'online', el gerente de Ventadecolchones.com explicó durante el evento su experiencia en la digitalización de la compañía. Esta empresa de Ciudad Real evolucionó de ser únicamente un fabricante de artículos para el descanso a vender sus productos en su propio 'marketplace' hace más de diez años.

 

"Es como la alta costura y el 'prêt à porter', las pymes españolas necesitan soluciones ya listas para usar" (López Blanco)

 

"Lo mejor es empezar por algo sencillo; una plataforma estandarizada que se adapte bien a las necesidades de la compañía y, lo más importante, no consuma muchos recursos. La realidad para las pymes es que -al contar con plantillas poco numerosas- es complicado que una persona se dedique en exclusiva a todo el proceso, por lo que apoyarse en un 'partner' especializado para la formación y soporte técnico, externo e interno, es de gran utilidad", dijo Llanos sobre cómo las pequeñas empresas pueden empezar a incorporar la tecnología a sus actividades.

 

Sobre las necesidades específicas de las pymes, López Blanco diferenció a las empresas según la escala de sus actividades: "El tamaño es importante. Las compañías grandes demandan soluciones casi a medida, mientras que las pequeñas no necesitan eso. Es como la alta costura y el 'prêt à porter', las pymes españolas necesitan soluciones ya listas para usar", dijo a modo de ejemplo.

La digitalización ante la crisis

Otro de los puntos relevantes del debate fue la amplia oferta de productos digitales. Cada pyme presenta características distintas, con necesidades diferentes, según su área de negocio. "La digitalización es muy amplia y toca muchos aspectos: introducir mejoras en los procesos empresariales, en la logística, cambios comerciales y de capilaridad, etcétera. Lo primero es diseñar un plan de digitalización y definir bien las áreas que una pyme quiere abordar", explicó el director de Competitividad de la Cámara de España.

En un momento en el que las pymes arrastran las líneas de créditos ICO solicitadas durante la pandemia y cuyo plazo de carencia se ha extendido para algunos sectores económicos hasta noviembre, su digitalización es también una cuestión de supervivencia."Al igual que en la crisis de 2008, muchas empresas españolas internacionalizaron sus actividades para compensar la caída de la demanda nacional, ahora pasa lo mismo con la digitalización para afrontar las turbulencias en los mercados", dijo López-Arenas.

 

"Lo primero es diseñar un plan de digitalización y definir bien las áreas que una pyme quiere abordar" (López-Arenas)

 

Las cerca de tres millones de pymes registradas en España suponen el 97% del tejido productivo y aportan el 65% del PIB español, generando hasta el 60% de los puestos de trabajo. "Es un tejido con mucha riqueza, multisectorial y con muchas particularidades. Hay sectores en los que la digitalización es más obvia, por sus servicios y activos intangibles, o por la información y datos que manejan, pero hay otros menos obvios como el canal Horeca (hostelería, restaurantes y cafeterías)", apuntó el CEO de SIA, quien aconsejó compararse con la competencia para buscar fórmulas para diversificar la cartera de clientes y productos, o mejorar la eficiencia de los procesos internos. "Una pyme debe preguntarse para qué se quiere digitalizar y cómo quiere hacerlo. Al final, es más importante el servicio y su calidad que la digitalización y la plataforma", añadió.

 

El presidente de la Comisión de Digitalización de la Cámara de España coincidió en el diagnóstico sobre la realidad de las pymes españolas, ya sea por el sector en el que trabajan o por su tamaño. "Las empresas de hasta 49 empleados no pueden retrasarse en su digitalización por los entornos de competencia. La situación de las pequeñas y muy pequeñas es distinta. Algunas empresas perdieron posición en el mercado durante la pandemia, mientras que para otras supuso una ventaja. Las brechas entre pymes están cambiando, ya no es tanto un problema geográfico o de acceso a financiación, sino de cultura corporativa sobre las aplicaciones de la tecnología".

Por último, los ponentes aconsejaron a las pequeñas y medianas empresas no dejarse abrumar por las informaciones sobre la falta de perfiles profesionales especializados en ciberseguridad, porque "es un problema que afecta a los servicios más sofisticados, no a las pymes", apuntó López Blanco.

 

El responsable de Cybersecurity Lead de Microsoft España agregó que "este mercado se ha canibalizado entre consultoras, 'partners', tecnológicas, y clientes finales, en los que ha habido un movimiento brutal de estos profesionales del sector, en el que todavía hay espacio para el 'reskilling' de profesionales o perfiles más heterogéneos. Hay opiniones de todo tipo; desde que hay escasez entre las grandes empresas hasta que en realidad es una burbuja".

 

En el caso de las pymes, dijo por su parte Llanos, "el problema de estas ayudas es la burocracia que generan, en un momento de mayores dificultades económicas en las que necesitamos mantener el nivel de empleo y nuestros recursos humanos. Es muy importante contar con ayuda y socios externos, en todo el proceso, desde el principio hasta el final, ya sea de las Cámaras de Comercio, los agentes digitalizadores o la asociación de jóvenes empresarios", dijo el gerente de Ventadecolchones.com.

 

Fuente: El Confidencial

Martes, 5 Julio, 2022